Amor o deseo

nace-el-amor

Autor: Manuel López Espino

El amor es una emoción que surge ante otro ser vivo, tan sólo por lo que nos provoca en nuestro interior. Ese sentimiento que se va creando a través de nuestros sentidos y de nuestras idealizaciones sobre el ser amado. Hay personas que dan más importancia en algún momento al deseo, en otro puede ser la dulzura, la generosidad, o cualquier aspecto que nos haga nacer ese cosquilleo en nuestro interior cada vez que pensemos en el otro. Es un proceso vivo que se va retroalimentando con los estímulos que vamos observando en la realidad, de ahí que nuestra primera idealización se vaya transformando hacia la objetividad. Vamos a darnos cuenta que es amor porque no tendremos sensación de ser egoístas en nada y sólo queremos el bienestar del otro. En esa primera fase se disparará nuestro sistema hormonal y se bloqueará la razón creando una felicidad ilusoria e intensa que es muy satisfactoria, es la fase del enamoramiento. Poco a poco iremos volviendo a la realidad y es posible que se convierta en una relación de amor sano, o puede que se difumine como un azucarillo en agua, depende mucho de como lo alimentemos las dos partes. El deseo tan solo es el impulso por saciar una emoción que ha nacido a través de un estímulo que queremos tener, en el momento que poseemos el “objeto” deseado, desaparece el deseo, mientras tanto el deseo puede desestabilizarnos y hacer que perdamos nuestra cordura.

El deseo es puro egoismo, mientras que el amor sería pura generosidad, es deseo es algo más primario e infantil, mientras que el amor es signo de maduración y de conocimiento propio al tener que ser consciente de nuestras emociones y de canalizarlas hacia el otro sin saciar muchas veces a nuestro “yo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba